Una tendencia que ha cobrado fuerza en los últimos años en las unidades de negocios de los grupos económicos es la adopción de la Responsabilidad Social Empresarial o RSE; que no es otra cosa, que el compromiso voluntario con la búsqueda del mejoramiento social, económico y ambiental de la sociedad.

Dicho compromiso tiene como objetivo que cada marca acoja principios éticos de producción y comercialización de sus bienes y servicios, y al mismo tiempo adelante campañas en pro de la sostenibilidad y del cuidado del ser humano.

La inclusión de la RSE en el quehacer de las compañías es sin embargo, motivada por muchas otras razones.

Ventajas competitivas. Sin duda los consumidores actuales son más exigentes y conscientes de su influencia en la sociedad, así que buscan productos que se identifiquen con sus mismos valores. Si existe un factor diferenciador es una reputación ganada a partir de buenas prácticas empresariales.

Mejora continua. El mayor impulso para que las organizaciones o los grupos económicos perfeccionen sus productos es el mercado y la competencia; pero apostarle a la RSE es optar por lograr procesos de diseño, fabricación y venta del producto más eficientes y nunca detener su evolución.

Beneficios económicos. La puesta en marcha de un programa de RSE implica la implementación de métodos que permitan la reducción de recursos a todos los niveles económicos, administrativos y ambientales; lo que supone un aumento de la rentabilidad.

Reputación. Tener un buen nombre hace la diferencia en muchos aspectos de una empresa, desde la contratación de capital humano, pasando por la relación con clientes e inversores, hasta el relacionamiento con medios de comunicación. La RSE es el camino para alinearse con los valores de la sociedad y cosechar una buena imagen ante ella.

Clientes felices. Asumir estrategias positivas en todos los sentidos suscita que los consumidores se sientan satisfechos con sus compras, ya que el consumo responsable es parte de su identidad.

Beneficios organizacionales. Quizá la mayor razón para acercarse a la RSE es el componente humano; pues para los empleados es una gran motivación realizar un trabajo regido por pautas que persiguen mitigar cualquier impacto negativo que genera la organización.

Para las compañías individuales y para las que hacen parte de los grupos económicos, la Responsabilidad Social Empresarial es un cometido que puede favorecer su competitividad en el mercado, y una labor altruista para cuidar el planeta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *